domingo, 16 de junio de 2013

Una travesía más

                               ¨No tengo destino ni partida, pero tengo pies para caminar. Sólo eso necesito hasta que ellos me digan cuando quieren que termine mi viaje al alba¨

     En mi sangre oscura como la tinta negra, un sello de palabra permanece con el objetivo de aprisionar mi alma por la eternidad, dejándola sin libertad alguna. La noche, cómplice amante, junto con la luna, son eternos guardianes de mis deseos. Suelen posar sus miradas en los pasos que voy dejando atrás por estos campos de rosas de un color rojo intenso mostrando su belleza absoluta, sus espinas rompen mis ropajes ya gastados y llegan a lastimar mi piel cortándola como sí sólo fuese un fino papel. Y aunque mis ojos se llenan de dolor, nunca vacilan ni dejan de mirar más allá de las estrellas, esas pequeñas luces sujetas al manto de la interminable noche.
     La palabra "dormir" ya la desconozco porque me atormenta el infierno de mis pesadillas. Y es así como solamente deambulo todo el tiempo sin descanso y sin perdón. Temo no despertar si entro en un sueño que no tiene fin. Pero, no puedo evitar pensar que tantas promesas que me parecían irrompibles, resultaran ser palabras vacías y al final de lo único que me sostenía, desapareció. Ya no me queda casi nada, sólo un pequeño recuerdo que menciona tú nombre a cada segundo como sí lo único que hay en mi mente fueras tú.
     Sigo buscándote por todas partes, estoy perdiendo las esperanzas de encontrarte. Pero, después de tanto andar, estas ahí, te encontré al fin. Aunque mi felicidad es inexplicable, no puedo evitar ver en tus ojos ese terror paralizante que sueles tener cuando ves un fantasma en frente tuyo. Puedo decirte que no tengas miedo de mi, mis pasos no son tan fuertes como crees. La parte bestial que se encuentre en mi interior es como un cachorro en busca de alguien que sepa apreciarlo como un ser inofensivo y fiel. No tengo intención de lastimarte y aunque a veces sea agresiva, por dentro siento mas de lo que demuestro. Pero es mi lado humano quien deja ver lo fría que puedo ser.
     Tus manos están tibias, lo puedo sentir. Pero las mías siguen siendo tan heladas como lo fueron siempre y me doy cuenta del escalofríos que te produce acariciarlas, porque no dejan de temblar sobre las mías. Eso me produce impotencia y una especie de odio hacia mi persona. No quiero que sufras, no deseo que tengas miedo al estar a mi lado. Prefiero quedarme en la soledad por el resto del tiempo para que puedas seguir tu camino sin temor alguno. Ahora me toca cargar con mis pecados y mi maldición, solamente acompañada de la soledad y de la luna, aquella amiga que suele contarme historias y que conmigo siempre escapa.
     Una luz fugas pasa cerca de mi. Es mi destino la que se marcha sin desvíos, solo escapa de mi alcance tan rápido que apenas lo puedo distinguir.
     En un rincón de este paisaje, las luces de neón esperan con ansias la llegada de aquella viajera luego de su travesía por donde sus pies la han llevado. Pero, aún queda por esperar...
     Casi no lo pude notar. Pero mis labios se humedecieron en un color similar al de la ausencia y mis ojos, los cuales solían gozar de un tono brillante, prácticamente único, pero hoy van perdiendo su brillo y se opacan cada vez más. Al fin me detengo y lo que observo es un pañuelo blanco manchado con gotas de sangre, creí que serian lagrimas, pero sé que la sangre no es igual que el agua. También hay un hermoso pano de cola de color, con detalles singulares, abierto insinuando esconder una melodía sin terminar y flores envejecidas en pequeños frascos de cristal. Un perfecto escenario para una muerte...
     La mía!.

2 comentarios:

Dora Ku dijo...

Mein: Reconozco un sello particular en tu manera de escribir y me encanta. Más debo decirte que necesitas pulir tu relato,ya que es una lástima que siendo tan hermoso y trasmitiendo tantas emociones, se eche a perder por pequeños errores . En este caso, me atrevo a hacerte algunas anotaciones:
Donde dices: - La noche, cómplice amante. junto a la luna, mi eterna guardían de mis deseos -
Quedaría un poco mejor: - La noche, cómplice amante, junto con la luna, son eternos guardianes de mis deseos. -
- Temo no poder despertar al entrar en un sueño que no tiene fin.-
-Temo no despertar si entro en un sueño que no tiene fin -
Básicamente te invito a que revises los tiempos de tus oraciones.
Por otro lado, me parece maravillosa tu manera de escribir. Poco a poco puedes ir puliendo las pequeñas fallas.
Cariñosamente: Doña Ku

Mein-Dämon Liebe dijo...

Muchas gracias Doña ku. Tendré en cuenta tus consejos, y voy a corregir mis errores.
Ya veremos con el tiempo cuanto he mejorado.
Un Beso!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...